Brecha digital: un marcador de desigualdades sociales

  • El 35,2% de los hogares están en apagón digital total, es decir, son hogares en los que faltan dispositivos (ordenadores y smartphone) o competencias digitales o conexión a internet ilimitada según los datos aportados por el último informe FOESSA. 

  • Actualmente el tener o no tener competencias digitales condiciona el grado de empleabilidad de los trabajadores/as en dicha transformación, afectando sobre todo a los colectivos que se encuentran en situación de exclusión. 

La brecha digital se define como la desigualdad en el acceso (conectividad y equipos), uso (habilidades y aptitudes) e impacto de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) entre grupos sociales. Según los datos aportados por el último Informe FOESSA, el 35,2% de los hogares están en apagón digital total, es decir, son hogares en los que faltan dispositivos (ordenadores y smartphone) o habilidades o conexión a internet ilimitada. Como respuesta a este problema que afecta principalmente a colectivos que se encuentran en situación de vulnerabilidad, desde el 2020 la Fundación Banco de Alimento de Sevilla se preocupa, dentro de su Programa de Inserción Sociolaboral, de romper esta brecha con sus participantes, ya que la pérdida de oportunidades formativas casi se triplica entre los hogares que se encuentran en situación de apagón digital. 

Usuario y nuestra compañera Rocio en el taller de competencias digitales

Actualmente, la transformación digital ha supuesto un modelo de supervivencia para poder acceder y mantenerse en el mercado laboral de ahí, la importancia de tener competencias o habilidades digitales como el manejo de las herramientas tecnológicas y de aplicaciones de gestión de contenido. Tener o no tener competencias digitales condiciona el grado de empleabilidad de los trabajadores/as debido a dicha transformación. Algunos ejemplos de esta situación son -según el último análisis realizado por UGT- el 37% de la población española no usa nunca el correo electrónico, el 42% no sabe crear un documento ni usar un procesador de texto y el 17% no sabe hacer ninguna actividad realizada con la informática como usar un buscador, instalar un software o utilizar herramientas de almacenamiento como la nube.

Por ello, los objetivos que se planten desde este programa son los siguientes:

  • Adquirir conocimientos sobre el manejo de herramientas como correo electrónico o procesadores de texto y operaciones básicas tanto de ordenadores como smartphone.
  • Conocer y aprender el funcionamiento de los navegadores de internet y sus utilidades.
  • Aprender el uso de las herramientas de ofimática para la búsqueda de empleo y posteriormente, el desempeño de la actividad.
  • Manejar información en aplicaciones de almacenamiento digital como la nube.
  • Construir el concepto de identidad digital y cuidar de la huella digital.
  • Uso de redes sociales y portales de búsqueda de empleo y ETTs.

Para hacer posible que las personas beneficiarias tengan posibilidad de conseguir esos objetivos, en el 2021 se ha firmado un acuerdo de colaboración con el Centro de Acceso Público a Internet (CAPI) de la Asociación ADE (Avance Desarrollo y Empleo) y se han obtenido ayudas privadas como las procedentes de la Fundación Ibercaja para el fomento de estas competencias y proporcionar la formación que necesitan para acercarles al mercado laboral actual. Algunas de las actividades que se desarrollan en estos talleres de competencias digitales por parte del equipo de orientación laboral de la Fundación son: Egosurfing (búsqueda de rastro en internet), entrevistas online a través de plataformas como Teams, Meet, Zoom, diseño de cv, preparación de entrevistas online, entre otros.

Estas acciones formativas forman parte del programa de inserción sociolaboral, proyecto financiado por la Consejería de Igualdad, Política Sociales y Conciliación con fondos a cargo de la asignación tributaria del 0,7% del IRPF.

Usuaria en el taller de competencias digitales