Fundación Banco de Alimentos de Sevilla y la Junta de Andalucía firman un convenio para que los menores infractores realicen tareas educativas

Un convenio permitirá que los jóvenes realicen trabajos en beneficio de la comunidad en las instalaciones de la Fundación

La Junta de Andalucía y Fundación Banco de Alimentos de Sevilla han firmado hoy un convenio que permitirá a menores infractores realizar tareas socioeducativas y trabajos en beneficio de la comunidad en las instalaciones de la Fundación. Al acto ha acudido el delegado territorial de Regeneración, Justicia y Administración Local, Javier Millán, y el delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Ricardo Sánchez.

De izqda. a drcha: Javier Millan, delegado territorial de Regeneración, Justicia y Administración Local, Ricardo Sánchez, delegado de la Junta de Andalucía en Sevilla y Agustín Vidal-Aragón, presidente de la Fundación Banco de Alimentos de Sevilla

Un acuerdo que supone el tercero firmado por parte de la Junta de Andalucía con una entidad privada sin ánimo de lucro en la provincia de Sevilla, después de que se haya cerrado uno similar con Autismo Sevilla y con Prolibertas. De esta forma, se podrá llevar a cabo la ejecución de las medidas judiciales y mediaciones penales en los recursos de Banco de Alimentos con la finalidad de que el menor infractor comprenda que otras personas han sufrido de forma injustificada unas consecuencias negativas derivadas de su conducta. Todo ello con la autorización judicial correspondiente y bajo la supervisión del Servicio de Justicia de la Delegación.

Agustín Vidal-Aragón ha querido poner en valor la firma de este convenio por el cual Fundación Banco de Alimentos de Sevilla se convierte en una entidad referente en materia de reinserción social. “Gracias a este convenio Fundación Banco de Alimentos de Sevilla ofrece la posibilidad a estos menores de conectar y concienciarse con problemas reales de la sociedad actual, desarrollar competencias transversales como trabajo en equipo, habilidad sociales, disciplina, entre otros; pero sobre todo, les aporta la posibilidad de cumplir sus penas realizando un trabajo gratificante y útil para muchas familias”.

De izqda. a drcha: Javier Millan, delegado territorial de Regeneración, Justicia y Administración Local, Ricardo Sánchez, delegado de la Junta de Andalucía en Sevilla y Agustín Vidal-Aragón, presidente de la Fundación Banco de Alimentos de Sevilla.

El delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Ricardo Sánchez, ha destacado que “nuestro objetivo y el del sistema de Justicia Juvenil es recuperar al menor para la sociedad, creando nuevos métodos para poder llevar a cabo esta inserción. Este convenio es un paso más del Gobierno andaluz en su máxima de dialogar y llegar a acuerdos en todos los ámbitos posibles”.

Por su parte, el delegado de Justicia ha explicado que la intención de este tipo de convenios es que estos chicos “asuman y comprendan que actuaron de modo incorrecto,  y que su conducta, además, merece el reproche formal de la sociedad y que la prestación de los trabajos que se les exigen es un acto de reparación justo”.

Para Millán la importancia de este convenio radica en el hecho de enfrentar “a estos jóvenes a otras realidades, muchas de ellas duras, realidades de familias que necesitan recibir algo tan básico como es el alimento y que comprendan que tienen que aprovechar esta oportunidad que se les ha puesto por delante, para rectificar y retomar su camino”.  En este sentido, la Delegación además de estos tres acuerdos con entidades privadas, dispone también de otros  45 con consistorios de la provincia.

“Como dice nuestro vicepresidente y consejero, Juan Marín, todo el mundo merece una segunda oportunidad, y más aún estos menores que tienen toda la vida por delante para rectificar, por eso estamos trabajando para ofrecer más y mejores recursos en nuestro sistema de Justicia Juvenil”, ha afirmado el delegado.

La Fundación Banco de Alimentos de Sevilla es una entidad sin fines lucrativos, que tiene como fin principal la gestión y recogida gratuita de alimentos no comerciables pero si consumibles y a la creación de un canal que los lleve a la personas más necesitada de Sevilla y su provincia, cumpliendo así con el objetivo fundamental de los Bancos de Alimentos, luchar “contra el hambre y el despilfarro de alimentos”.

Hoy, la Fundación Banco de Alimentos de Sevilla gestiona la recogida, el almacenaje, la conservación, el control de calidad y la distribución de alimentos con el objetivo de hacerlos llegar a las organizaciones asociadas de reparto y consumo y, a través de ellos, a las personas que los necesitan. Además, actualmente, apuesta por la formación e inclusión en el mercado laboral de personasen situación de vulnerabilidad.